Inicio » Impuestos / Tax » Pago Mínimo del Impuesto sobre la Renta 1%

Pago Mínimo del Impuesto sobre la Renta 1%


Bastante se habla del Pago Mínimo del Impuesto sobre la Renta, de lo cual surgen diferentes valoraciones y análisis. Sin embargo, este artículo se  enfoca en comprender el funcionamiento y espíritu del referido impuesto, mediante los aspectos más relevantes de este.

Exenciones

Como primera idea, se debe tener claro que no todos los contribuyentes están sujetos a este impuesto. De hecho, existen numerosos sujetos exentos al pago mínimo definitivo, los cuales se encuentran listados en el artículo 78 de la Ley del Impuesto sobre la Renta (LISR). En función, de que la mayoría de ellos se encuentran identificados claramente con nombre y apellidos, a continuación únicamente se trataran los que merecen comentarios adicionales.

Exención a Contribuyentes con rentas gravadas hasta $150,000.00

En realidad, esta exención es muy clara. Con todo, vale aclarar que el parámetro de $150,000.00 se refiere a “rentas gravadas” y no a “renta neta” como a veces se comenta.

¿Cuál es la diferencia?

En primer lugar, se deben aclarar las ideas, el hecho generador del Impuesto sobre la Renta (ISR) según el artículo 1 de la ley de dicho impuesto, es la obtención de rentas. Luego, el artículo 3 de la misma ley, indica los conceptos que no se van a considerar renta para efectos de citada ley. Posteriormente, el artículo 4 de la referida ley, nombra cuales rentas serán no gravadas, es decir, que no tributaran. Finalmente, hay que considerar las rentas no sujetas, o sea, las que no quedan comprendidas en el hecho generador como resultado que el sistema tributario salvadoreño está basado primordialmente en el principio de territorialidad, salvo unas cuantas figuras. Las rentas restantes son las gravadas.

En segundo lugar, renta neta es el resultado de restar a la renta obtenida los costos, gastos y deducciones conforme lo estipula el artículo 28 de la LISR; y renta obtenida es en términos sencillos todos los productos y utilidades percibidos o devengados sin importar su fuente.

Resumiendo, “rentas gravadas” es un término más amplio que “renta neta”, pues el primero es todo ingreso que este sujeto al ISR (para efectos pedagógicos se puede pensar en facturación) mientras que el segundo se refiere al resultado de restar al total de las rentas gravadas los costos, gastos y deducciones. Consecuentemente, esta exención está hecha para quienes venden menos de $150,000.00 en el año, y para quienes tienen una renta neta menor a dicha cantidad.

Exención para nuevas inversiones

Esta exención es para los primeros tres años de operación, sin embargo, lo interesante de ella es el hecho que se concede a “nuevas inversiones”, entendiendo por “nueva inversión” la que económicamente de hecho lo es, excluyendo la mera adquisición de activos o derechos preexistentes. ¿Cómo así? Bueno, basta imaginar que se establece un nuevo hotel, y la diferencia que existe entre haber invertido en la construcción del edificio e instalaciones y la creación de nuevos empleos, con haber simplemente comprado un hotel ya en funcionamiento (activos preexistentes). El enfoque económico de lo que es una nueva inversión de capital ayuda a comprender el espíritu de esta exención, que lo que busca es precisamente incentivar la inversión al garantizar que no habrá pago mínimo del ISR por los primeros tres años en que un inversionista dé marcha a una nueva empresa, pues los primeros años suelen caracterizarse por desembolsos y pérdidas y no es la idea crear iliquidez con el impuesto mínimo cuando se inicia el desarrollo del negocio.

Por otro lado, es muy importante prestarle la debida atención al momento en que se empieza a contar el plazo de la exención en comento, pues es a partir de la inscripción en el Registro y Control Especial de Contribuyentes al Fisco. ¿Porqué prestarle atención? Debido a las implicaciones del inicio del conteo, por ejemplo: si una persona natural ya inscrita con un negocio en funcionamiento, realiza una nueva inversión (una nueva empresa con un giro diferente) que materialmente lo es, no podría beneficiarse de dicha exención como persona natural pues ya tiene años inscrito en dicho registro.

Exención para quienes tuvieren pérdidas Fiscales

Esta exención es muy interesante, pues exime del pago mínimo a los sujetos pasivos que obtuvieren pérdidas fiscales (las cuales no necesariamente son financieras por el efecto de los escudos fiscales u otros corolarios), hasta este punto todo está claro. No obstante, se pierde dicha exención cuando se tuvieren pérdidas fiscales después de dos ejercicios consecutivos, y precisamente dicha consecutividad es la que vuelve interesante esta exención. Con todo y todo, me limitaré  a decir que desde la entrada en vigencia de esta reforma si una empresa reporta perdidas fiscales por dos años, para el tercero estará sujeta al pago mínimo del ISR.

Exención por margen de utilidad bruta inferior al 2%

Lo clave en esta exención, es el ratio de utilidad bruta que sirve como parámetro para saber si se está exento o no. El aludido ratio es el porcentaje que resulta de dividir la utilidad bruta entre la renta obtenida. Ahora bien, por renta obtenida se entiende lo regulado en el artículo 2 y 16 de la LISR, y por utilidad bruta lo que queda de restarle a dicha renta obtenida el costo de venta o de servicios (deducible, claro está).

¿Porque la aclaración anterior? Debido a que no se debe confundir la base imponible del impuesto mínimo con la renta obtenida, para efectos de determinar esta exención, en el sentido que la base imponible del impuesto mínimo es: La renta obtenida menos una serie de elementos que detalla el artículo 77 de la LISR, es decir, la renta obtenida degradada si se quiere ver así. Como resultado, al calcular el porcentaje antes descrito se ha de considerar la renta obtenida y no la base imponible.

Base Imponible

Como segunda idea, es importante tener claro sobre que se calcula el impuesto mínimo del 1%, es decir, la base imponible del impuesto. Pues bien, la base imponible ―como se menciono anteriormente― es la renta obtenida según lo regulado en los artículos 2 y 16 de la LISR sin considerar una serie de elementos detallados en el artículo 77 de la LISR. Sin embargo, es de hacer notar que hay que excluir de la base imponible elementos que no se leen incluso en todo el capitulo V dedicado al Pago Mínimo del Impuesto sobre la Renta, los cuales son: Las rebajas y devoluciones, y las ganancias de capital.

Lo anterior ha sido divulgado por el Ministerio de Hacienda, y se puede leer en la lamina 89 de la diapositiva sobre la reforma fiscal, la razón de ello se debe a que para determinar el ISR a pagar, el artículo 80 de la LISR indica que se debe comparar el pago mínimo del ISR con el resultado de aplicar el artículo 37 o 41 según sea el caso, y tanto las devoluciones y rebajas como las ganancias de capital no son consideradas en dichos artículos, debido a que las primeras son en esencia operaciones anuladas que efectivamente no existieron, y las ganancias de capital que tienen establecida su forma de tributar.

Determinación del pago del impuesto sobre la renta

Como tercera idea, las personas naturales calculan su impuesto con base a la tabla del artículo 37 de la LISR, las personas jurídicas con base al artículo 41 de esa misma ley, y paralelamente se debe calcular el pago mínimo del impuesto. El Impuesto sobre la Renta del contribuyente es el que sea mayor, conforme lo regula el artículo 80 de la referida ley. La lógica de ello es que el pago en concepto de impuesto sobre la renta, no será inferior al pago mínimo pues como su nombre lo indica es el pago mínimo.

Un ejemplo sencillo pero muy entendible de esta idea, es el proporcionado en la sección de preguntas y respuestas del Ministerio de Hacienda: Ejemplo de la determinación del impuesto sobre la renta.

Acreditamiento y devolución

Finalmente, una pregunta muy frecuente suele ser, si se puede o no acreditar el pago a cuenta y retenciones contra el pago mínimo del ISR. Esta duda surge debido al nombre “pago mínimo” entendiéndose erróneamente como desembolso mínimo de efectivo. No obstante, el artículo 81 de la LISR es claro al establecer que al impuesto determinado conforme al artículo 80 de la LISR “se le acreditarán los montos de pago a cuenta y retenciones”, es decir, que el pago mínimo del ISR únicamente fija un límite inferior del impuesto sobre la renta que se ha de determinar, pero no el monto a pagar efectivamente, ya que el derecho a acreditar los anticipos y retenciones asiste.

Anuncios

6 comentarios

  1. cesar romero dice:

    muchas gracias excelente información

    Me gusta

  2. Don Ernesto, le agradezco mucho por la publicacion, yo aun tenia un par de dudas respecto a este tema, pero ya no, muchas gracias
    .

    Me gusta

  3. Vladimir Henriquez dice:

    Exelente, publicación, mi estimado Ernesto, explicando de forma clara los puntos en cuanto a esta nueva reforma que se nos aproximo.

    Exitos

    Me gusta

Escriba su comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: